Además, no se debe honrar a un ignorante como lo es Emil Kraepelin con una placa como lo sucedido en Neustrelitz.

Aunque nuestra canciller Angela Merkel nació en una casa evangélica, parece que la divina prohibición de matar no se aplica a ella. De lo contrario, la solicitud de Christian Discher de información sobre el paradero de los pacientes de Ueckermünd no podría haber sido rechazada. Además, no se debe honrar a un ignorante como lo es Emil Kraepelin con una placa como lo sucedido en Neustrelitz.

Saludos cordiales

Dorothea Buck

Hamburgo, 16.01.2019 


Con el apoyo de Dorothea Buck, de 102 años, desde el  2008, titular de la cruz del Mérito de la Orden del Mérito de la República Federal de Alemania y Presidenta Honoraria de la Asociación de Expertos en Psiquiatría eV, que sobrevivió a la psiquiatría nazi y la esterilización forzada. La fuerza me encontró a través de esta aplicación como un último paso para contactarla a Usted. Ahora veo la última oportunidad de aclarar la injustica que me hicieron a mí y mis compañeros pacientes en los centros psiquiátricos de Neubrandenburg y Ueckermünde, así como en sus instituciones para personas de discapacitadas en el estado de Mecklenburg-Vorpommern.  Donde Sus voces se han callado, se desconoce su paradero.


Mi solicitud se refiere a la información sobre el paradero de las personas que aparecen en el reportaje televisivo “El infierno de Ueckermünde” por Ernst Klee del año 1993 y en los psiquiátricos Neubrandenburg y Ueckermünde, al menos en el período de mi estadía allí en el año 1997, y sobre las violaciones de derechos humanos que se cometieron en este tiempo y  que continúan hasta ahora por los empleados  aún activo en estas instituciones. La pregunta aún no está clara si estas personas han muerto directamente a causa del maltrato y tratamiento allí o las consecuencias de este.


Debido al maltrato experimentado en la clínica de psiquiatría y psicoterapia en Neubrandenburg bajo la dirección del Dr. med. Rainer Gold y el Departamento de Psiquiatría y Psicoterapia de Ueckermünde, bajo la dirección del psiquiatra Wolfgang Kliewe, no pude emprender acciones legales, porque en ese momento era aún menor de edad y la gravedad del sufrimiento mental y físico experimentados.  Me impidieron tomar tal acción. Además y durante mi liberación, fui clasificado como una persona de un coeficiente intelectual inferior, lo que también documenta mi incapacidad de poder iniciar una acción legal Mis representantes legales  estaban indefensos ante un sistema poderoso, y me perdí en el infierno de Ueckermünde.

Ya en el día de mi colocación en el pabellón de psiquiatría en Neubrandenburg, el personal médico me encerró después de la divulgación de mi homosexualidad, me inmovilizaron y me administraron medicamentos,  como  menor de edad en junio de 1997, sin antes  haber consultado esto con mis representantes, estos fueron  medicamentos psicotrópicos sedantes

Como resultado de haber tomado esos medicamentos, perdí la capacidad de hablar durante un año y medio en el psiquiátrico Ueckermünde. No pude hacer valer mis derechos en el procedimiento de colocación, ya que ni el abogado procesal Kuplin de Ueckermünde tuvo una conversación personal conmigo cuando aún podía hablar, ni el juez que quería escucharme en Ueckermünde.Lo mismo que comento le paso a una persona menor de edad, la cual no pudo hablar alrededor de un año a causa de haber tomado este tipo de medicamentos.  Y la que pudo contar nuevamente lo que le sucedido, además de haber sido alojado con delincuentes, y personas con enfermedades mentales en el edificio de ladrillo rojo de la casa número 12.

La psiquiatría en Ueckermünde ya era conocida en 1993 por el reportaje de Ernst Klee “El infierno de Ueckermünde – Psiquiatría en el Este”, en el que reveló serias quejas. Como resultado de este reportaje por parte de las autoridades competentes y también en el estudio encargado por el investigador, y la psiquiatra de la RDA, Sonja Süß,  había declarado que las circunstancias  mostradas en el reportaje no podían ser imputadas a quienes trabajaban en dicha institución. Refiriéndose a el departamento de discapacitados mentales, como resultado de las garantías publicadas, la injusticia después de 1993 podría continuar continuamente en aquellos departamentos que no estaban abiertos al público.   Soy un testigo de estos estados que proseguían cuatro años después de la emisión del documental en 1997 

sin ser interrumpidos en la casa 12 de la psiquiatría Ueckermünde que he retenido en mi diario „Las voces de los sobrados“ y fundamento por las declaraciones de testigos adjuntadas y por las documentaciones. Durante mi estancia en la psiquiatría Ueckermünde se encontraban conmigo numerosas personas que eran destruidas de una manera corporal, intelectual y síquicamente y eran incapaces ya durante su estancia allá y en el tiempo después de defenderse contra los maltratos que se le practicaron en ese lugar, no sólo a causa de los malos tratos vividos allí, sino también a causa de un sistema de asistencia sobrecogido que como antes existe en el Mecklenburgo-Pomerania  que es apoyado por políticos.

Solo por algunas circunstancias tuve éxito de volver a la vivida, aprendiendoivir con el maltrato el cual me fue impuesto.  Puedo informar de las condiciones que se llevaron allí, y el comportamiento el cual tuvo el personal médico, y de la asistencia domiciliaria la cual he podido escribir en mi diario.  Las personas que aparecen en el reportaje de E. Kle, y también las que se encontraban en ese momento conmigo, no se encuentran en condiciones de poder defender sus derechos. Por tal motivo presento también en sus nombres una solicitud de la instalación de una comisión investigadora internacional o medidas comparables a la aclaración en Neubrandenburg y Ueckermünde de cometida violación de derechos humanos .

Si el ministro de salud Harry Glawe y el presidente de la Comisión de Peticiones Manfred Dachner recomiendan después de la consulta con Matthias Crone, el encargado civil para personas con transtornos, sin haber dado ninguna respuesta a mis preguntas sobre el   paradero de personas mostradas en el infierno de Ueckermünde y mis conpacientes , a contactar a personas competentes como por ejemplo el alcalde, y respectivamente a una institucion nacional a la prevención de la tortura, lo he hecho sobre las fronteras del Mecklenburgo-Pomerania en año 2015 y sin ningún resultado. Así, por ejemplo , Gerd Walther, el alcalde antiguo de la ciudad de Ueckermünde, nunca ha reaccionado  sobre  los estados actuales en la psiquiatría Ueckermünde, después que él había sido colocado en el verano de 2018 en la psiquiatría cerrada Ueckermünde. 

En defensa de las personas discapacitadas, y de las autoridades las cuales son competentes en Alemania, que luchan en contra de la conducta y la inclusión de los médicos como por ejemplo los colegios médicos, los clubes de víctimas, y diferentes agentes del gobierno del estado de Mecklemburgo-Pomerania occidental, no han respondido ni mi Petición ni mis mensajes. Los responsables de las instituciones locales en Neubrandenburg y Ueckermünde, debido a su propia participación en los hechos no han respondido ni en ese momento ni hasta el día de hoy.

Nosotros los afectados no hemos podido encontrar ninguna institución la cual ayude a aclarar todo, como se muestra el rechazo de la solicitud al Congreso del Estado federado de Mecklemburgo-Pomerania occidental el cual hubiera tenido Derecho a la Creación de una comisión de Investigación.

Cuando el Ministro de Salud Harry Glawe declara en una carta fechada el 5 de julio de 2017 que todos los casos que he enumerado en la carta de petición son justiciables, la psiquiatría en Alemania y especialmente en Mecklemburgo-Pomerania Occidental no es en absoluto un abuso de poder, tratamiento inhumano o psiquiátrico. En una carta de fecha 28 de junio de 2018, el presidente del Comité de Peticiones, Manfred Dachner, concluye que no hay motivos para establecer un comité de investigación como Mentores y pruebas de la convocatoria de un comité internacional de investigación o medidas comparables para aclarar las violaciones de los derechos humanos en los hospitales psiquiátricos de Neubrandenburg y Ueckermünde.


Demandas a un comité de investigación compuesto por personalidades honorables, ciudadanos afectados sin supervisión de las personas responsables políticas del estado federal de Mecklemburgo-Pomerania Occidental:

 La actividad de veinte años de las personas responsables en el cuidado psiquiátrico, en la Universidad Ernst-Moritz-Arndt Klinik Greifswald, el Ministro de Economía, Trabajo y Salud de hoy, Harry Glawe, debía ser examinada en profundidad para revelar interdependencias en el trabajo educativo.  En particular, fue necesario determinar con cuál de los médicos que Harry Glawe presentó en el Anexo 3b cooperó.


La pregunta es si el defensor público  de Mecklemburgo-Pomerania Occidental, Matthias Crone, desde 2012 ha atendido por lo menos alguna vez que ocuparse con mi petición encontrar del tratamiento obligatorio y la tortura?

Cuando las  víctimas como Lothar Tiedtke von Koss, yo mismo, el Dr. Christian Discher y mis compañeros, después de lo que hemos sufrido, nos topamos con muros en nuestros esfuerzos de reconocimiento ante las autoridades responsables en Mecklemburgo-Pomerania Occidental y en toda Alemania, surgen las preguntas de por qué se impide, aclarar la injusticia cometida contra nosotros y contra las personas que aparecen en el informe “Die Hölle von Ueckermünde”, por otra parte, la persona médicamente activa puede o podría continuar su carrera profesional sin ser perturbada?  


¿Qué lesiones corporales concretas, que no se mostraron en el reportaje, tuvieron que sufrir las víctimas y qué consecuencias tuvieron en sus vidas? ¿Cuántas de las personas que se muestran en el informe han muerto como resultado de su maltrato en el directorio de imágenes y en el video, sin que el estado haya iniciado investigaciones? ¿Qué personal médico y cuántos médicos que participaron en los crímenes en el infierno de Ueckermünde continuaron sus carreras después de la aparición de “¿El infierno de Ueckermünde”, sin ser juzgados por sus actos?

En qué lugares el personal que se muestra en el video continuó trabajando y estos hospitales mostraron  anormalidades en el tratamiento de los pacientes?

¿Qué esfuerzos inició realmente el Dr. Rainer Gollert, el médico de la Universidad de Greifswald que era responsable de psiquiatría en Ueckermünde en ese momento y que cambió a la política junto con Harry Glawe después del cambio político y trabajó como Ministro de Trabajo, Salud y Asuntos Sociales en 1993?

Mientras el reportaje “El infierno de Ueckermünde – Psiquiatría en el Este” todavía se muestra en toda Alemania la educación de enfermería

 como un ejemplo de advertencia, en Youtube es visible y comentable para todos, pregunto por el significado histórico de esta película, y como son los nombres de las personas presentadas en el reportaje en la psiquiatría en Ueckermünde  para poder financiar por las agencias oficiales una placa conmemorativa y honoraria para estas personas.


¿Por qué el Dr. Rainer Gollert después de conocer mi diario “Las voces de los que quedan” y mis esfuerzos educativos en marzo de 2015, solo ocho meses después, el 17 de noviembre de 2015, en la ceremonia “25 años Landtag Mecklenburg-Vorpommern” frente a todas las organizaciones políticas responsables no se ha distanciado del infierno de Ueckermünde, pero solo de la cobertura pública del mismo? 


¿Cuál fue el pasado político de la comisión de investigación creada para la investigación del infierno de Ueckermünde y qué relaciones personales utilizaron las personas responsables políticas, como por ejemplo? B. Harry Glawe y el Dr. Rainer Gollert?  ¿Cómo puede ser que una M, persona activa en el Servicio de Psiquiatría Social de Neubrandenburg?, una ex enfermera que trabajaba en Ueckermünde, podría proporcionar información detallada sobre las quejas en Ueckermünde, ahora trabaja como trabajador social en el papel de asesor en el Servicio de Psiquiatría Social de Neubrandenburg?


¿El suicidio de la protagonista Simone, una paciente en repetidas ocasiones en Ueckermünde, fue realmente un suicidio, o los investigadores no miraron de cerca, porque Simone Stark fue considerada por todas las autoridades responsables en Neubrandenburg y Ueckermünde como supuestamente “mentalmente enferma”? ¿Ha habido alguna vez una autopsia que confirme que Simone se quitó la vida por su propia cuenta y que no fue causada por otros que pudieron haber tenido acceso a su casa después de haber sido confinados a ¿  Tensión un medicamento administrado para tranquilizarlo? ¿Qué funciones políticas desempeñaron el personal de enfermería nombrado, los trabajadores sociales y los médicos involucrados en la RDA y qué consecuencias han tenido esto para las instituciones psiquiátricas hasta la fecha? Si mi compañera Birgit afirma en el extracto de la entrevista adjunta que en el momento de la publicación del informe “El infierno de Ueckermünde”, esta película se mostró en las otras salas psiquiátricas, surge la pregunta, quién estaba al tanto de las violaciones de los derechos humanos y por qué no se hizo nada al respecto.

Cuando era un niño de 17 años, indefenso  en 1997 sin poder hablar el  idioma, André Gille, el médico asistente, que hasta hace poco se desempeñaba como médico jefe de neurología y psiquiatría en Pasewalk, inmediatamente sin mi consentimiento y el de mis tutores en un período de solo unos días después de que la cánula espinal fue empujada hacia mi espalda, me pregunto cuántas punciones lumbares se realizaron en personas con retraso mental en los años 1990 a 2000, a lo que contaba oficialmente desde una perspectiva médica desde mi llegada a Ueckermünde.

¿Cómo se organizaron los procesos de cooperación entre los médicos e instituciones designados en Neubrandenburg y Ueckermünde?

Mis esfuerzos de aclaración continúan siendo más difíciles ahora porque el actual médico jefe de la clínica en Ueckermünde, Thomas Severin, es un viejo conocido y ex empleado del Dr. med. Rainer Gold y dr. Karin Gold, trabajó durante años en el Departamento de Psiquiatría y Psicoterapia de Neubrandenburg?

Cuales personas responsables de las asociaciones médicas de Berlín y Mecklemburgo-Pomerania Occidental sabían después de la publicación del informe sobre intentos de drogas en el “Spiegel” de 1991, cuya acción con posibles consecuencias de muerte para las víctimas hasta hoy aún no se ha aclarado, que involaclarado, queitirle a él y a su esposa, la psiquiatra Karin Gold, sigue en el consejo médico?

¿Cuántas personas las cuales han recibido tratamiento en la Clínica Wilhelm Griesinger en Marzahn con la ayuda del director del estudio Dr. med? Rainer Gold se han muerto?

¿Qué función desempeñaba el psiquiatra y la esposa del Dr. med? Gold al lado de su esposo durante estas pruebas de drogas?

¿Por qué no recibimos ningún apoyo y respuestas cuando informamos al Servicio Psiquiátrico Social de Neubrandenburg sobre el trato inhumano de quienes necesitan protección? Por ejemplo, Angelika Beier, ¿quién nos tiranizó en colaboración con la profesión médica?

Si el ministro de Salud, Harry Glawe, declara en una carta fechada el 5 de julio de 2017 que el personal del hospital ocupando puestos médicos de alto nivel, surge la pregunta sobre qué relación tenía la gerencia de clinica Neubrandenburg en ese momento con el Dr. Ing. Rainer Gold y su esposa

¿Cuántas personas no adaptadas, con el apoyo de los médicos antes mencionados, han están encerrados en estas instituciones?

¿Cuántas muertes bajo tratamiento psiquiátrico ha habido en los hospitales psiquiátricos de Neubrandenburg y Ueckermünde desde 1990?

Es necesario una revisión de la participación y el conocimiento de todos los médicos y enfermeras enumerados en el apéndice adjunto, que están relacionados con el Psiquiatra Neubrandenburg y Ueckermünde, para aclarar todos los casos individuales.

La publicación de estadísticas exhaustivas sobre el tratamiento coercitivo psiquiátrico y los asesinatos y muertes en estas instituciones desde 1990 hasta 2019 debe ser completa. El trabajo educativo estimulado en conjunto con estas clínicas debe ponerse a disposición del público con la publicación de un informe final completo.

¿Cómo puede ser que la profesión médica permita una conducta tan flagrante, que testifico en 1000 páginas de documentos adjuntos, sin que esto lleve a la retirada de su derecho a trabajar para los afectados?

Todos los años, cuando conmemoramos a las víctimas de los asesinatos de la Campaña T4 y afirmamos que tenemos todo lo que tenemos que hacer, que los crímenes contra la humanidad no se repiten, considero que los acontecimientos de los años noventa han sucedido. y la participación del personal médico hasta el día de hoy en el psiquiátrico Neubrandenburg y Ueckermünde se someterá a una explicación.

El Dr. Christian Discher

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind mit * markiert.